sábado, 25 de septiembre de 2010

Y yo opino

Sahara no paga a traidores

El que renuncia a la independencia, solo le queda un camino: integrarse a Marruecos y sentirse como tal e irse a su patria grande y establecerse allí con todas las comodidades posibles.
Ahora, vivir con los que renunciamos a la soberanía marroquí sin compartir nuestros ideales, solo tiene un significado: ESPÍA
Nosotros aspiramos a ganar esta batalla y si es conveniente, volver a las armas y, llegado ese momento amigo, o estas detrás o estas delante del cañón de mi fusil: Tienes alguna duda de lo que haré si te pones delante?, el marroquí que mató a mi padre no dudó en hacerlo.
Publicar un comentario